Edición del grupo laTatosfera de Colegio San Agustín de Chiclana de la Frontera

Estás en > Grupos > Portada de laTatosfera

¿PAPARAZZI O NINJA?


Ron Galella es el nombre de este experto fotógrafo que se caracteriza por ser uno de los más conocidos paparazzis, ahora este "ninja de la fotografía" está en Berlín.

15.01.2012 - laTatosfera

0 votos

Comentarios   0

 

Se disfrazaba como jugador de hockey, usaba pelucas y sombreros y falsificaba identificaciones, algo impensable hoy en día. Hacía bocetos del hotel Waldorf Astoria y urdía planes, como si fuera un asalto, de cómo entrar para evitar a los guardias y tomar desprevenida a su presa. La muestra da una idea del enojo y espanto que el fotógrafo provocaba en sus víctimas, famosas celebridades del jet set que aparecían a veces poco agraciadas, como el común de los mortales. Eran como imágenes ?robadas?.

Comenzó a usar un casco de fútbol americano cuando perseguía a Marlon Brando. En junio de 1973, el actor, que se encontraba en la cima del éxito, lo arremetió a golpes volándole cinco dientes. Logró que Brando lo indemnizara con 40.000 dólares, pero el acechar a su presa desde un ángulo inesperado se convirtió en parte del oficio.

El papa del arte pop, Andy Wahrhol, le seguía el juego y en vez de huir de su lente sacaba su cámara instantánea y disparaba también. Pero ese tipo de complicidades no eran la regla en el juego de gato y ratón que protagonizaba el fotógrafo con la mayoría de los fotografiados.

Nacido en el Bronx en 1931, Ron Galella fue uno de los primeros fotógrafos que persiguió a las celebridades con pasión obsesiva.

Alfred Hitchcock, Liza Minelli, Liz Taylor, Michael Jackson, Mick Jagger, Jerry Hall y Madonna fueron capturados por su lente, no siempre con su consentimiento. Pero su musa fue Jackie Kennedy Onassis, a quien persiguió sin tregua. ?¡Destruyan su cámara!? ordenó en una ocasión Jackie a sus guardaespaldas, después de que Galella la hubiera fotografiado en compañía de su hijo John. La viuda del presidente Kennedy lo acusó ante los tribunales en dos ocasiones. En 1972 logró que un tribunal prohibiera a Galella acercársele a una distancia menor de 50 metros. Como Galella no cesó en su objetivo, diez años después le fue prohibido fotografiarla.

La primera vez que la fotografió fue en mayo de 1967, en la apertura de una exposición en Nueva York, un gran evento al que acudieron muchas celebridades. Las fotos de la viuda del presidente fueron las que mejor se vendieron. Jackie fascinaba a Galella, estaba enamorado de ella. Entre 1968 y 1970 la fotografió una docena de veces, lo que le generaba ganancias de 20.000 dólares al año, la mitad de sus ingresos. Se apostaba frente a su casa frente al Central Park, desde temprano y ahí aguardaba hasta que saliera. Pero fue desde un taxi, en 1971, cuando logró su obra maestra capturando una imagen de la viuda de Kennedy que voltea a verlo sonriente mientras el viento le revuelve el cabello. 

La muestra, en la galería  C/O Berlín reúne unas 140 fotografías en blanco y negro, con una selección de la obra que revistas como Life y Newsweek se arrebataban. El fotógrafo hizo de la adversidad una virtud al no tener un puesto fijo en un diario, ni tener dinero para pagarse un estudio propio, pero su trabajo lo convirtió en millonario.

Comentarios (0)

Fin del periodo de
participación